miércoles, 16 de junio de 2010

DE CÓMO CAER EN LAS FASCINANTES GARRAS DEL COLECCIONISMO MILITAR

Como ya comento en mi perfil, mis últimas tendencias frikis me han llevado por el camino del coleccionismo militar (..y ya van para 4 años). Y la cosa empezó de la manera más tonta posible (tan tonta como inusual)... Y es que, aunque siempre me ha atraído y fascinado el tema bélico y militar (especialmente aquel referente a la II Guerra Mundial) por entonces me limitaba a montar maquetas de aviones (algún día mostraré mis aciertos y desaciertos con ese hobby), centrándome especialmente en los cazas de II Guerra Mundial; También compraba de vez en cuando alguna que otra figurita de soldados de plomo (de estos coleccionables que salen de tanto en tanto) y hacerme con algún que otro coleccionable sobre aviación militar (que, por cierto, tengo uno de Osprey realmente bueno) ...y así hasta que un buen día un gran amigo me invitó a realizar un viaje a Alemania con el que le habían premiado en la empresa (he de decir que me lo ofreció después de que dos chavalas declinaran previamente su amable invitación…ejem…porque hasta entonces no había pensado lo bien que se lo podía pasar con su GRAN colega Pepelfo ,dando tumbos por tierras germanas, buscando teutonas tetonas e inflándose a cerveza...en fin...).

Pues eso, que durante ese viaje a Alemania, y estando en Berlín ,caí en las redes de los numerosos puestecillos callejeros que te encuentras y que, aprovechando el morboso pasado de los tiempos del Muro, venden gorras y demás souvenirs militares de la época a diestro y siniestro... y allí adquirí dos gorras, una de Policía de Fronteras alemán y otra de Oficial ruso… la de Policía se la regalé a mi hermano (otro que tal baila) y la de oficial ruso me la quedé yo, que al fin y al cabo, siempre me han gustado estas tonterías.


Modelo similar a la gorra de Policia alemán que le regalé al brother.


Gorra de oficial soviético para guiris españoles como yo.

Total, que cuando llegué a casa, y mirando el expositor donde tenía los avioncitos pensé...”Si ya tengo una gorra soviética ¿por qué no intentar conseguir una de piloto americano y otra de la Alemania nazi, y las pongo las tres sobre la estantería de los aviones?"...y la verdad es que era una buena idea ambientar así mi humilde expositor... lo que yo no podía pensar es que tan “brillante” idea acabaría desembocando en esa vorágine que consume al coleccionista militar (“maaaás, quiero maaaaaás”... y pasé de buscar simples copias o reproducciones (bicheando por Internet...eBay...Todocolección...y poco más, pues las tiendas virtuales de tema militar son la leche de caras) hasta el punto de llegar a conseguir una extensa colección en la que apenas sí hay cabida para las reproducciones (tan solo en el tema alemán, pues las piezas de época nazi se venden a precio de oro..)… Y es que empiezas comprando una gorra o un casco “emblemático”, y al final no te quedas tranquilo hasta que consigues tener (por poner un ejemplo) toda clase de piezas de las que podían verse a bordo de un bombardero americano de II Guerra Mundial (gorros de cuero, gorras Garrison, gorras de plato, gafas, auriculares, guantes de artillero...etc)

Desde luego que empecé metiendo la pata como casi todos (pagando pastonazos por artículos que no lo merecían o conformándome con meras copias), pero poco a poco vas aprendiendo a distinguir las piezas buenas de las malas...te informas y te documentas todo lo que puedes (en libros o en páginas especializadas, foros militares, webs que te ayudan a distinguir las piezas falsas de las auténticas...etc) y cuando te quieres dar cuenta, acabas siendo capaz de redactar artículos por tu cuenta sobre aspectos concretos del coleccionismo o piezas en particular.

Desde luego que este es un hobby caro, pero yo tengo la suerte de haber vencido el miedo a comprar al extranjero (aquí todo es muchiiiiísimo más caro) y, después de haberme llevado algún chasco, hoy por hoy puedo presumir de saber elegir dónde y qué comprar, tener vendedores propios con los que me relaciono bastante, encontrar buenas gangas (bueno, eso tiene tanto de tesón como de suerte) y darme el gustazo de comprar en USA, Inglaterra, Francia, Alemania, Bélgica, Australia, Holanda, China (allí procuro hacerlo lo menos posible!!), Israel , Italia y alguno que otro más (aunque he de reconocer que mi lugar favorito es USA) hasta el punto de haberme convertido en comprador-vendedor de artículos militares (con la venta de estos artículos voy buscando que mi colección particular me salga gratis...y lo cierto es que voy por buen camino) y ese es un aspecto que me ha ayudado mucho a la hora de aprender sobre las piezas que vendo (no soy ninguno de esos pícaros buhoneros que te la cuelan en cuanto pueden…de hecho, la mayoría de las piezas que vendo han pasado a pertenecer en algún momento a mi propia colección)...la cosa es que me gusta documentar bien en el anuncio la pieza que vendo, tanto gráfica como documentalmente, contar su historia particular (si la sé) y hacer un pequeño resumen sobre la historia general de ese tipo de prendas, lo cual agradecen y valoran mis compradores, y a mí mismo me ayuda a crecer como coleccionista y “experto” en la materia (gracias a eso tengo además una extensísima y organizada colección de imágenes bélicas de todas las épocas)

Y eso es todo (que ya es mucho)...con el tiempo iré colgando algunas piezas de mi colección, la cual se basa principalmente en prendas de cabeza (de todo tipo, época y nacionalidad) y también bayonetas, una auténtica pasión en la que caí tras comprar una bayoneta española de Guerra Civil así, por simple curiosidad (...como si no supiera yo en qué acaba siempre la "simple curiosidad"....Aayyyyy Pepelfooooo)

Y FIN...(bueno, de fin nada, que esto no ha hecho más que comenzar...)

2 comentarios:

  1. ¡Saludos!
    Me interesa tener contacto contigo, para adquirir el gorro oficial de policía ruso o por qué no el de oficial nazi.

    ResponderEliminar
  2. steven.benvic@gmail.com
    WhatsApp: +573013552526

    ResponderEliminar

Adelante valiente, que no se diga...