viernes, 5 de noviembre de 2010

MANGOneo al funcionario.

Tiene cojones el asunto...así que ahora el impresentable éste propone que al funcionario público se le pueda despedir igual que si fuera un trabajador privado (por supuesto se refieren a los que estamos debajo...porque Jueces y Secretarios, por más funcionarios que sean, son intocables...faltara más!)..la cosa es que, en aras de la igualdad laboral, creen que debemos estar sujetos al mismo riesgo laboral que todo el mundo...Que cosa más justa ¿verdad?...Pues NO, no lo es.

Sé que muchos piensan que si es que nos creemos especiales o algo así, que por qué a un contable se le puede despedir y a un funcionario no (que tampoco es cierto, pues estamos sujetos a un régimen disciplinario que puede conllevar la pérdida de la condición de funcionario TRADUCCIÓN: Que se nos puede despedir, coño)...pues bien, para empezar no somos más que nadie, pero la función que desempeñamos sí que conlleva ciertas especialidades por las cuales deben aplicarse ciertas prerrogativas (no ya para beneficio propio, sino para beneficio de todos...aunque en principio nadie atine a verlo). Todos tenemos responsabilidades(eso es indiscutible) y todos debemos hacer frente a ellas, pero no todas las responsabilidades son igual de graves ni tienen las mismas consecuencias...Sin desmerecer la importancia de cada cosa, hay que reconocer que no es lo mismo equivocarse a la hora de levantar un tabique que hacerlo en un procedimiento en el que se decide sobre la libertad de una persona, su patrimonio, su casa o sus hijos...y esas son responsabilidades que exigen que gozemos de cierta independencia en cuanto a posibles presiones (para empezar, presiones políticas) que puedan "obligarnos" a actuar de una manera u otra con respecto al procesado...y esa necesaria independencia que blinda al ciudadano contra posibles abusos entra en conflicto directo contra esas medidas que pide el tontaina éste, cosa de la que muchos parecen no darse cuenta.

Esta suele ser la percepción que tiene la ciudadanía de todo esto...

..cuando la realidad es bien distinta, como nos demuestran estos compañeros de Segovia...

...de Avilés...

...o de Sevilla (por poner sólo algunos ejemplos..)

Por otra parte, y dejando a un lado estas consideraciones que algunos pensarán que son consustanciales a nuestra condición de funcionarios (¿a que para eso sí que estamos todos de acuerdo en que estamos obligados a cumplirlas por ser funcionarios?...¿a que para eso sí somos especiales y debemos respetar hasta el límite nuestras "especiales" características?...sin embargo a la hora de hablar de horarios o seguridad laboral, aspectos que también caracterizan nuestra condición de funcionario, ya dejamos de serlo ¿verdad?, ya no es algo a lo que tengamos derecho por ser funcionarios, no...¡Pues claro que sí hombre! en el lote nos quedamos con todas las especiales obligaciones y responsabilidades, pero en cuanto a los especiales derechos que las acompañaban nanay...esos hay que eliminarlos EN ARAS DE LA IGUALDAD...)

Funcionarios del Juzgado de Utrera leyendo el periódico con los pies por alto mientras hablan por teléfono con el marido y se terminan el solitario que están jugando en el ordenador... evidentemente los pleitos están en las sillas no porque estén saturados de trabajo...no...lo que pasa es que así no se le sienta la gente delante a molestar...(en fin)

Total, que equiparar a un funcionario con un trabajador privado significa eliminar todo lo positivo...pero ojo con quitar lo negativo, DE ESO NADA!...Para éste individuo (y para muchos que piensan como él) la igualdad supone que continuemos cobrando el sueldo justito sin posibilidad alguna de cambios (al contrario que en el ámbito privado en el que, con suerte y esfuerzo, se pueden cobrar sueldos mucho más jugosos que los nuestros) tambien debemos mantener el status que nos mantiene continuamente los sueldos congelados mientras el nivel de vida contínua subiendo (al contrario que en el ámbito privado, en el que pueden ser revisados y renegociados) en nuestro caso, si queremos que el sueldo se suba lo justo como para no seguir perdiendo continuamente poder adquisitivo tenemos que acabar echando mano de huelgas que casi ni se nos permite (en opinión del respetable) precisamente porque somos funcionarios públicos (ahí sí que lo somos, ahí SÍ) y total para que al final se limpien el culo con los penosos acuerdos a los que llegamos en contadas ocasiones acogiéndose para ello al caciquismo que el Gobierno se puede permitir con nosotros por el hecho de ser funcionarios públicos (anda... que un empresario se salte a la torera el convenio que haya firmado con sus trabajadores...que ya te digo dónde va a acabar...¿Dónde? ¡Coño! ¡pues en los Juzgados! sí, donde por cierto, se nos exigirá actuar con esa independencia que tan necesaria es para defender nuestros derechos sin miedo a injerencias ajenas y que simplemente desaparecería de un plumazo de aprobarse la medida de marras )...y ya ni te digo en tiempos de crisis (que desgraciadamente a todos afecta)...en eso sí que se tiene en cuenta que somos funcionarios y se respetan escrupulosamente nuestras especiales características... que al final se traducen en irrecurribles recortes salariales decididos de manera unilateral y contra los que nada se puede hacer...recortes que nos pueden aplicar de esa manera tan tajante por el mero hecho de ser "trabajadores especiales" (¡anda! ¿cómo es eso? ¿no se supone que es muy injusto que seamos "especiales"?...¿o es que sólo lo somos cuando conviene al interés público?)

...que le diría yo al impresentable éste..

En fin, sé que muchos trabajadores privados dirán que ellos no ven por ningún lado esos sueldos jugosos, ni esas renegociaciones salariales que he comentado, ni la madre que parió al puto empresario para el que trabaja...pero yo de lo que hablo es, como mínimo, de la posibilidad de medrar, LA POSIBILIDAD, algo que éxiste en el ámbito privado pero a lo que no tenemos acceso en el ámbito público (y que se supone que queda compensado por ciertas prerrogativas como la que quieren eliminar, perrogativas que son, entre otras cosas, las que hacen que uno elija LIBREMENTE hacerse funcionario púbico o elegir el ámbito privado). Coño, si finalmente os quereis saltar a la torera la independencia que asegura que el politiquillo de turno no nos haga actuar de manera que aquel que no le caiga en gracia pueda perder su casa o su libertad (y permitir eso sería una gran irresponsabilidad) al menos que se exija igualdad en todo...EN TODO, porque de otra forma eso jamás podría llamarse igualdad...

Alguna gaditana con mucho arte le acaba de dejar bien claro al de Mango que si se quiere igualdad en todo, hay que empezar barriendo en casa...

Hay que tener claro que cada trabajo tiene su parte buena y su parte mala, y cada vez que escogemos pertenecer a un gremio o profesión debemos aceptarlo así, pues a nadie se le regala ni se le exige ser empleado público o privado (que no me canso de repetir a todo el mundo que para ser funcionario no hay que tener la sangre azul ni ser "hijo de", basta con elegirlo y currárselo...que esto no es ningún derecho vitalicio ni ningún regalo de cumpleaños...QUE TODO EL QUE QUIERA TIENE LA OPORTUNIDAD DE ENTRAR COJONES!)

Adelante, adelante...haceos funcionarios...seguro que estas compañeras de Vigo os lo agradecerán enormemente..

Y no se trata de defender mi gremio a capa y espada, con los ojos vendados y tirando de partidismos ciegos (de hecho esta medida no me afectaría, pues la propuesta va encaminada a los funcionarios de nueva incorporación)...es sólo que creo que para mejorar todo esto es mejor buscar soluciones inteligentes, prácticas y JUSTAS. De hecho, soy el primero en defender una medida (muy inteligente a mi parecer) que acabaría con la morralla funcionarial que en tan mal lugar deja a todo el Cuerpo abusando de su condición para no dar un palo al agua...se trata de la "productividad"...cobrar en función a lo que se trabaje ¿que te tiras toda la mañana tocándote las narices y, de paso, tocándosela a la ciudadanía?, pues ya sabes que ese mes toca comer sardinas en lata...¿que quieres cobrar un sueldo digno?, pues a trabajar se ha dicho...¿que tu situación familiar exije de unos ingresos más altos de los que ahora mismo sufrimos? pues arremángate y prepárate para llegar a casa tarde y con la espalda molida (el que algo quiere algo le cuesta)...Eso sí que sería igualdad (tanto curras, tanto cobras) y muy justo para todas las partes (excepto para los flojos y aprovechados) y no la mierda que propone esta “eminencia”.

..aqui uno que, de aplicarse la productividad, este mes se podría permirtir el lujo de salir al cine el domingo...

En fin, para resumir la genial idea del espabilado éste: Especiales obligaciones y responsabilidades, TODAS ...especiales derechos, NINGUNO. Pues mira, si eso es igualdad laboral, que baje Dios y lo vea. Sólo espero que nunca llegue el día en que esa medida se apruebe, porque ese día comenzaremos a caminar hacia un estado de ¿derecho? en el que todos estaremos en manos del de arriba, como sucedía en lejanos tiempos en los que bastaba señalarte con el dedo para arruinarte la vida...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Adelante valiente, que no se diga...