domingo, 9 de enero de 2011

HISTORIAS PARA NO DORMIR. Otra de amor.

LOS RELATOS DEL TITO JOSELFO
Pues bien, lo cierto es que a pesar de que no me gusta nada la novela rosa, he de reconocer que al personaje de MUCHO AMOR le cogí un especial cariño...y eso me llevó a querer ampliar el relato un poquito (que ya son ganas..) lo que ocurre es que una vez que empecé a escribirlo me dí cuenta que el estilo narrativo que empleaba en la "ampliación" era demasiado diferente al relato original, así que decidí reescribirlo como un relato independiente en el que se pudiera ver qué fue de la prole que tuvo mi queridísima Ildefonsa Gamonosa, cómo les fue la vida y en qué se habían convertido con el transcurrir de los años...aunque a la vista de lo que me encontré mejor hubiera sido no intentar averiguarlo...

-.MUCHO AMOR II.-
- ¡Cerillaaaas! ¡Cerillaaaaaas!- gritaba la pequeña Ilde, la chiquilla de la coja Gamonosa, la bienhablada...
- Venga cooño, animarse!...que se me está poniendo cara de hipotermia joder...que tengo los deos gordos del pie como pa amputármelos copooón!
- ¿..Por qué vendes cerillas...si eres violetera..?- le susurró una cándida y perturbadora niñita inocente -...Deberías vender violetas ¿no?
- ¿Violetas?...¿en pleno Enero y a cuarenta grados bajo cero? ¿Violetas dices?... ¿y por qué no granizadas?.. Sí, eso, no me mires con cara de carajota... Granizadas bien fresquitas so capulla... la pequeña violetera enamorada vendiendo jodidas granizadas bien fresquitas, en pleno enero y a 40º bajo cero ¿eh?, ¿qué te parece?.
- Pero, pero...las cerilleras venden cerillas, y las violeteras venden...venden violetas.
- Nooo…las cerilleras venden cerillas, y las violeteras vendemos... vendemos lo que nos sale de la Pipotaaaa!!..
- Coño, que corte.
-...Anda, mira, te lo voy a contar impúber mía, que mas dao penilla... ¿No ves que con este frío las violetas se me pudren y sólo puedo vender cerillas para, a duras penas, sacar algo con lo que alimentar a mi pobre y desválida familia?... bueno, y a lo mejón sacá pa un chute, pero sólo a lo mejón...
- Puees...pueees...Pues te jodes desagradabla de Mieerrda! ¿sábes quién es la madre del topo?...TOPOTA MADRE!! Iamputa...Aaaah, aaaah!...sollozo como una condenada..
- Adiós, adiós pequeñuela... no corras tanto y saluda de mi parte al encalador.
- ¿A quién??
- ¡Al que se encala a tu madre, pequeña golfa quejumbrosa! JAJAJAJAJAJAJA
- Uuuuuh…pa partirse la tranca oye...realmente brillante, pero se de una que si se mira bien a un espejo se dará cuenta que a su madre la violó un Golem hace…haceee...¿tú cuántos años tenías?
- Treinta
- Po treinta...CERIPOLLAAAAAS!!!

...AAAAAJAJAJAJA...
- Muy bueno, sí señor, muy bueno, pervertido querubín tocapelotas ...Eres el carrusel del humor niñata, de hecho eres tan maravillosa y fantástica que sólo tú eres capaz de tocarme lo que no tengo...
- ¿Mande?
- LOS COJONEEEEES!!
-...AAAARG, te odiooo, especie de meretriz maníaca!...OOOh!... ¿Sabes quienes son los únicos que pasan más frío que tuuuú, indigente de los cojonnes?... TUS MUERTOOOOS!!
- Zorra, más que zorraaaa, pues que tenteres que los Reyes son...
- Ya lo sé, ya lo seeeé ¿Pero a quién te crees que le vas a descubrir el mundo, aberrante zurullo patibulero?. Los reyes son mis padreees...
- Siiiií, pero ni siquiera tu madre sabe cual de los tres! ..AAAAAJAJAJAJAJAJAJAJA...
- AAAH, AAAH, AAAH... No te soporto cerda yonkarra ...AAAH, me azoro y gimo.
- ¡Que te pires!

Y la pequeña Ilde continuó con su melancólica cantinela...
- ¡CERIIIIIIILLAAAAAS! ¡MIRA QUES CERIIIIILLAAAAAS!
-...¿Cerillas?...
-
- ¿Una violetera?
- Tomar por culo, ...otra pollarda... A 40º bajo cero, los pies como si hubiera escalao el K-2 en chancletas, y venga pollardas pa la Irde...
- ¿Vendiendo cerillas?...
- Que siiií...
-...Entonces, ¿que vende una cerillera?
- La madre que las trajo a toas, como si no lo acabara de explicar...¿tú no eres mu chica pa tené ese cacho Alzheimer?
- QUE QUÉ VENDE UNA CERILLERAAAAAA!
- Adobo.
- ¿Adobo?!
- Sí, adobo en vinagre y pestiño enmelao...
- Ya...y a mí que me parece intuir un ligero torno de sarcasmo en esa respuesta...
- Anda la ostia con la detectiva...!
- Vale, vale, ya me callooo... adió, ahí te queda, muertajambre, darme una cajilla y pete al peo.
- Toma, ahí va una, por cierto, cuando se te gaste puedes usar la cajetilla pa escribir tus memorias, ...alzehimosa... AJAJAJAJAJAJAJA...
- Po no lo cojo, pero cuando te ríes te se ven las picaduras y la piorrea.
- Niña, que eso es del jaco.
- ¿De qué?
- ...Vamos a vé, tú eras diabética ¿verdad?
- Sin.
- Pues mira, toma esto, lo calientas en una cucharilla y luego te lo pinchas como si fuera insulina.
- Que cabrona, tú lo que me quiere enganchá.
- ..que no cojone...y si te da cosa te lo puedes fumá en papé de plata, que eso se llama un Bazuko y no engancha ni ná, además, los celíacos lo toman en misa en ver de la Ostia.
- Vale, pero que sepas que tienes una cara que parece que te vaya a caé muerta de un momento a otro, hedionda.
- Sí, bueno, ya me contarás tú dentro de unos años...toma, toma...
- Oye, por cierto, ¿tú no eres la hermana de Gorky?, sí hombre, el mongolón ese que va por ahí dando por saco...
- Ojú..
- AJAJAJAJA! Sí, sí, eres la hermana de Gorky! JAJAJAJA ...no vayas a salir corriendo detrás mía haciendote pajotes...AJAJAJAJA! Po eres clavá. Ma dicho mi madre que tú limpiabas en las casas y que te echaron porque arrebañabas de los monederos de las viejas, y que tu hermano se tomó unas porquerías que se encontró en tu cajón registroneando y que casi se muere, que se llevó una semana subido en la antena del bloque pegando chillíos.
- Sí, sí lo que tú digas... anda vete un rato que me espantas los clientes.
- Tú de eso no tienes, además, man dicho que un día te cogió tu padre en la cama con tres angoleños y que tu hermano el mongolón estaba espiando por la rendija de la puerta y casi se vuelve loco majarón. Que le tuvieron que poner una inyección pa provocarle un coma porque se quería tirar hasta al chinfonié.
- Oye niña, ¿tú no tienes na mejon que hacer que dá porculito?
- ¿Pero es verdad? ¿Y es verdad que tu hermano se empelota y se esconde en los ascensores de los bloques dando voces? Sí, sí, que te estás riendo. Ma dicho mi tía que la última vez tuvieron que llamar a los del zoo para que le disparasen un dardo tranquilizante porque cogió a una vieja del pelo y se tiró por el hueco de la escalera.
- Eso se lan inventao
- Po no que la vieja era mi vecina, campullaa...
- Po te joe.
- Po joete tú, que tu madre se murió de un chungo, y te mete las cerillas por los güevo que tengo un Zippo de XII barras...
- Que asco hija. Que ganas tengo de que se mueran las niñas chicas.

Y así siguió transcurriendo la triste vida de Ildefonsa la violetera, la chiquilla de la coja Gamonosa, la bienhablada. Y tuvo muchos chiquillos con to bicho viviente, y las niñas que no le pudieron retirar los de Servicios Sociales, porque no daban abasto con la tía esta, salieron violeteras como toda la familia, y tuvo una que no era mongola, pero que tenía un plomazo dao en to lo alto. Nunca podrá decir que tuvo dinero o vestidos, ni comodidades de ninguna clase, ni respeto ni dignidad, ni nada de nada, de nada en absoluto, pero siempre recordó que, aunque no le servía pa mierda joía, siempre tuvo MUCHO AMOR.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Adelante valiente, que no se diga...