jueves, 24 de febrero de 2011

El día que E.T. destrozó mi infancia..

Se me hace bastante doloroso hablar de ésto...pero necesito realizar este ejercicio de catársis para sacar de mis adentros una ponzoña que envenena mi mente desde que, siendo apenas un crío, el circo más cutre del mundo decidiera que era una buena idea traumatizarme de por vida con uno de los personajes más queridos y entrañables de la gran pantalla...E.T. el extraterrestre.

A este tierno personaje lo conocí en un viaje que hicimos toda la familia a Granada, donde vimos en un cine el estreno de una de las películas más taquilleras de la historia y cuya trama giraba en torno a un extraterrestre y sus intentos de volver a su planeta ayudado por una panda de críos (que por cierto, el otro día la ví de nuevo en la tele y descubrí que la niña a la que besa en clase el pequeño Elliot no es otra que Erika Eleniak, la vigilanta de la playa aquella que en una pelicula de Steven Seagal salía de una tarta enseñando las domingas!)

Elenita, hija, quien te ha visto...

..y quien te ve!!!!

Pues bien, resulta que a mi pueblo llegó un circo anunciando a bombo y platillo la presencia de ese entrañable extraterrestre (¡¡E.T. llega al pueblo!!...¡¡E.T. llega al pueblo!!...¡¡mamá, mamá yo quiero ir a verlo...mamá, mamá, mamá...mamaaaaaaaaaaaaá!!!!!) y pallá que nos fuimos una tarde, a "disfrutar" del espectáculo.

E.T. y yo íbamos a convertirnos en amigos inseparables!

Algo debí haberme olido cuando salió un tío to sucio tendido en una banqueta e intentando (sin éxito alguno) hacer rodar en el aire con sus pies un bidón pintado de colores...Porque desde luego esas discusiones ante todo el público, rebotao perdío con su "auxiliar" que trataba en vano de ponerle bien el bidón pa que no se le cayera en la cara me tenían que haber hecho desistir de mi idea de conocer en persona a E.T...pero no lo hice (pobre de mí...cuan amargo fue el fruto de aquella decisión..)

..estas cosas me están bien empleadas por meterme en según que sitios..

Y total, que después de mucho esperar aguantando un olor ambiental a tigre (y no me refiero a los inocentes felinos...me refiero a esos tigres tiznados que no se lavan y montan carpas que no se lavan y desperdigan toda clase de mierda bajo esos asientos que no han conocido trapo en su vida..) y estando ya más aburrío que un cuerno con los patéticos números que me obligaban a presenciar, cuando ya creía desesperar entre tanto tedio y tanto pestazo a camiseta sudá, por fin llegó el momento...De pronto anuncian por unos altavoces cascados la llegada de E.T!... oh Dios mío, no puedo creerlo ¡¡voy a ver a E.T.!!

Clarooo...y me voy a ir de excursión con él , con Elliot, con sus amiguitos y con su puta madre... Amos hombre..

Mi corazón no dejaba de palpitar mientras se apagaban las luces...mientras comenzaba a sonar una extraña música que se parecía a la de la película lo mismo que Paquito el chocolatero al Adagio de Albinoni...mientras soltaban un golpe de humo bastante pobre a mi parecer, pues ni siquiera ocultaba que las supuestas luces intergalácticas que se veían a cada lado del ridículo escenario no eran sino tres o cuatro focos de colores super alejados unos de otros en un intento por recortar gastos (supongo que para no tener que despedir al enano que se disfrazaba de payaso y te miraba con mala cara..)

..así da gusto ir a un circo..

...y finalmente, entre la triste humaera, aparece ante todos E.T....E.T. el extraterrestre...E.T. en persona...E.T. en vivo y en directo...E.T. en...en...¿¿EN ALBORNOZ..???

Poco más o menos como este muñecote...(madre del amor hermoso..)

No podía creerlo...si lo que buscaban era dejar al personal boquiabierto, conmigo lo habían conseguido plenamente...porque entre la bruma tasquera que habían soltado aparecía un tío to encanijao, andando como el que pasa la mopa con los pies y con una máscara de E.T., unos guantes de E.T. (que no conseguían ocultar unas muñecas peludas que aparecían cada vez que estiraba el brazo para acompasarse a una grabación en la que se oía una y otra vez con voz de laringectomizado "MI CAAASAAAA...TELEEEFONOOOO..") y con unos pies de E.T. según creo o quiero recordar (mi memoria se niega a aceptar que tal vez fueran unas babuchas..) y tapándose el resto del cuerpo con un sucio albornoz...

Igualito que éste...vamos, pero clavaíto, clavaíto..

Dios mío, toda una tarde de tortura para acabar viendo ésto durante apenas un minuto (que fue el tiempo que se tomó en dar la vuelta al escenario el tio ese que iba disfrazado de E.T. a pan y agua recién duchao) toda una tarde para ver a un sucio indigente con unas manos de plástico en un triste espectáculo que destrozó para siempre mi fé en los Circos (¡con lo que flipé una Feria de Abril viendo en el circo a Tito y Piraña haciendo como los que cantaban!)

Piraña mirando con ojos hambrientos al público mientras Tito se aguanta las ganas de vomitar las pastillas para no crecer que le obligaban a tomar..

Pues sí...así fue...Mi mente jamás aceptará que alguien pueda cometer semejante atrocidad con la infancia de los demás...un tío asqueroso con una careta de E.T. y un puto albornoz debajo del que se adivinaba al canijo de la taquilla (¿po no era que E.T. tenía barriga??) con el disfraz más improvisao y pobre del mundo porque no había presupuesto pa más...un sucio mendigoso que juraría que ni se había quitado el reloj pa salir al escenario!!...Aaaag ¿cómo se puede ser TAN CUTREEEEEEE????.

Este disfraz está más currao que el que cuento de aquí a Pekín..

..y esa es la historia de mi trauma...Hoy día soy una persona medianamente normal, pero aun con la edad que tengo, cada vez que veo un albornoz sucio me parece oir una voz cascada, con eco y un sonido tó ronco que dice...MI CAAAASAAAAAA...TELEEEEFONOOOOO... QUILLOOOO, PA MÍ QUE EL DE LAS GAFAS SA COSCAOOOOO....

2 comentarios:

  1. Sí, tal vez desde la distancia suene gracioso...pero aquel pobre chaval que yo era jamas volvió a pisar un circo (sin contar lo que llevo gastado en ansiolíticos desde entonces..)

    ResponderEliminar

Adelante valiente, que no se diga...