martes, 1 de marzo de 2011

INMIGRACIÓN Y DEMAGOGIA

No hace mucho un amigo mío (hermano de un buen colega) publicó en su Facebook una noticia de prensa en la que se comentaba que un rumano estaba encantado de la vida en España porque robaba lo que le venía en gana y al día siguiente ya estaba en la calle... pues bien, este amigo mío cometió el grave error de mostrarse indignado ante eso, y poco menos que se le echaron encima por el simple hecho de incluir la palabra RUMANO en la descripción del asunto (que manda narices la cosa)...lamentablemente eso no es más que un pálido reflejo de la equivocada conciencia de solidaridad que se está creando (entre otras cosas, ayudada por la mal entendida "tolerancia" que este gobierno de pacotilla fomenta).

Personalmente ya estoy harto de esa panda de hipocritillas demagogos de 3º regional que nos tachan continuamente de intolerantes y racistas cada vez que nos mostramos en desacuerdo con los males que conlleva un proceso de inmigración tan desbordado y mal legislado como el que en España se está dando...pero nos guste o no, la aceptación masiva e inconsciente de la inmigración legal e ilegal conlleva de manera inevitable un crecimiento de la delincuencia y, lo que es peor, la adopción de nuevos tipos de delincuencia que aquí no se conocían y que desgraciadamente suelen caracterizarse por la inusitada violencia que conlleva su perpetración.

Ya sé que hablar de delincuencia y asociarla a la inmigración automáticamente me posiciona con todos esos ultras de extremas tendencias políticas cuya imagen utilizan todos estos pseudo-progres de manual para desacreditar así a los que, con razones y argumentos legítimos, vemos una realidad tan desagradable como cierta...pero así es por más que quieran mirar hacia otro lado y por más que se detengan a perder el tiempo en vanas discusiones sobre tendencias políticas que en nada ayudan a resolver el problema, cuando lo que en realidad deberían hacer es encararlo y buscar una solución.

Está claro que no todos los inmigrantes son delincuentes, como también está claro que no es necesario ser inmigrante para delinquir (que de eso ya teníamos aquí)...pero precisamente por eso, porque aun nos queda mucho que limpiar en casa, es por lo que me parece una irresponsabilidad permitir que a nuestra bola de nieve siga aumentando con más y más "nieve de importación" (y eso es algo que irremisiblemente conlleva la inmigración descontrolada).
Contra esa irrefutable verdad vuelven a atacar con medias verdades como la de que "es que se ven obligados a delinquir arrastrados por el hambre y la pobreza" (algo que, me temo, ya traían en la mochila)...Pues sí, es muy triste saber que hay gente viviendo en esas condiciones (aunque me permito recordar que ese es un problema que ya conocíamos, porque resulta que aquí también hay personas necesitadas viviendo en la indigencia...) pero al final nos encontramos con que debemos cumplir penitencia por un pecado que nosotros no habíamos cometido...suena duro, pero nosotros no los hemos sumido en esa indigencia en la que lamentablemente vivían, y sin embargo debemos sufrir las consecuencias de que (en algunos casos) la desesperación les arrastre a ponernos una navaja en el cuello, a reventar la puerta de nuestro domicilio o a darnos una paliza para llevarse todo lo que puedan...¿y se supone que ese es el argumento que esgrimen en su defensa?...¿debemos aceptarlo así sin más porque llegaron con los bolsillos vacios y desgraciadamente no los han podido llenar?!...PUES NO ME PARECE JUSTO.

Y si eso me parece injusto, aun es peor es saber que debemos lidiar con bandas organizadas de ex-militares psicópatas, traumatizados y ultraviolentos fruto de lejanas guerras que ahora llegan aquí y se acojen a la misericordia de una extraña izquierda que todo lo perdona y dulcifica en aras de la solidaridad...todo salvo a sus propios ciudadanos, a los que condena a vivir bajo el terror de estos individuos contra los que nuestra endeble legislación penal jamás había contado...Pues lo siento mucho, pero antes de querer luchar contra todo eso prefiero no encontrarme ante la necesidad de hacerlo...las fuerzas debemos guardarlas para luchar contra las manzanas podridas que ya teníamos aquí...que bastante trabajo ya nos supone eso como para traer aun más del que por narices ya nos correspondía soportar.

Lo malo es que cada vez que decimos llevados por una justa indignación "no quiero delincuentes en España" (aunque más bien deberíamos decir "no quiero MÁS delincuentes en España") todo el mundo salte con lo de que no todos los inmigrantes lo son (y venga obviedades de 1º de preescolar..)...NADIE DICE QUE TODOS LO SEAN pero mucho me temo que si no se aplica a rajatabla la flojísima legislación al respecto que tenemos y, sobre todo, se endurece la misma, aquí seguirán entrando delincuentes a mansalva, lo cual desgraciadamente afecta de manera negativa a todos aquellos inmigrantes que no lo son...pero lo que es más importante, nos afecta negativamente a nosotros, los que aquí vivíamos sin este tipo de problemas (que bastantes tenemos ya).
¿Que todo esto suena insolidario?...bueno, me podría convertir en unos de esos "solidarios" demagogos y abogar porque entre aquí todo el que quiera, esté regularizado o no...para un día descubrir que el país se ha ido al garete por culpa de las ovejas negras que han entrado camufladas entre las blancas, o por la excesiva protección que irresponsables Gobiernos desesperados por encontrar el voto fácil y la imagen "progresista" adoptan para dárselas de pimiento frito en detrimento de nuestros propios derechos (empezando por los culturales..)

Porque esa es otra...encima tenemos que ver cómo esa panda de descerebrados cantamañanas justifica la pérdida de nuestra identidad propia a favor de identidades ajenas abogando por el pluriculturalismo (algo que siempre ha sido aceptado de manera implícita en un país en el que tantas culturas han convivido) y argumentado una supuesta falta de respeto hacia otras culturas cada vez que intentamos preservar la nuestra, cada vez que nos quejamos porque se da prioridad a costumbres, culturas y religiones ajenas permitiéndolas pasar por encima de nuestras propias costumbres, de nuestra propia cultura o de una religión mayoritaria en nuestro país, como es el catolicismo, y cuyo arraigo casi desdice la "aconfesionalidad" de nuestro Estado (no a todos gustará ese hecho, pero así es).
Nos encontramos con que obligar a un niño a que se quite la gorra en clase es enseñarle a respetar y cumplir las normas del centro, y quitar los crucifijos de las escuelas y despachos es tan sólo una prueba de la aconfesionalidad del Estado y una muestra de respeto hacia todos los que se sentían “profundamente ofendidos” por verlos allí colgados...sin embargo obligar a una niña musulmana a quitarse el velo en clase por las mismas razones es atentar gravemente contra la identidad de un pueblo que, al parecer, se considera por encima de esas normas y pretende que se impongan las suyas propias, aunque éstas estén en contra de las que a nosotros mismos nos obligamos a cumplir y, para más inri, vengan cargadas de ese tinte machista contra el que tanto he visto clamar al mismo gobierno que les consiente ahora este tipo de gestos (¡ay si fueramos los españoles los que quisieramos imponer el velo a las mujeres!...ni pensarlo quiero..)
Mucho me temo que, siguiendo esos curiosos planteamientos, la cosa va a llegar al extremo de que, si algún día nos levantamos en armas (metafóricamente hablando) en contra del uso del burka (como ya ha ocurrido en algunos lugares de España) seguramente todos esos tolerantes progresistas de papel maché se rasgarán las vestiduras llamándonos retrógrados e intolerantes (cuando lo cierto es que el burka en sí mismo es el mayor monumento que existe a la intolerancia y la represión en su estado más puro).

En conclusión...hay que ser consciente de que el único filtro realmente factible y efectivo que puede haber contra todo esto es el del estricto cumplimiento de la ley (la solidaridad es muy bonita, pero desgraciadamente no funciona para luchar contra este tipo de problemas) y nada se solucionará mientras lo veamos como una medida de agresión y opresión en lugar de por lo que es: Una ley creada para regularizar a aquellos que quieran venir a España, desarrollada para establecer con inteligencia los derechos de los que legalmente los adquieran y defender esos mismos derechos, y por supuesto, para defendernos a nosotros mismos de los que no merecen adquirirlos... Mientras no seamos capaces de ver eso, esto seguirá llenándose de peligrosos inmigrantes ilegales que llegaran a España camuflados entre los pobres que sí merecerían estar aquí y escudados por una falsa política de tolerancia mal planteada.

10 comentarios:

  1. No puedo estar más de acuerdo contigo. Sin palabras. Un 10 a tu articulo. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias...la verdad es que con este artículo-desahogo me esperaba algún comentario del tipo...FASCISTA!.
    Bueno es saber que hay más gente que ve lo que pasa entre bambalinas y no se deja engañar por el espectáculo que nos pretenden escenificar. Un saludo y suerte (que nos va a hacer falta)

    ResponderEliminar
  3. ... ¡ y tanto que nos va a hacer falta !

    Acabo de descubrir tu blog y veo - con mal disimulada alegría - que no todo está perdido. En un país repleto de falsedades y en el que ser el más cabrón es lo que cuenta, no dejas de insuflarnos un poco de esperanza a aquellos que nos aferramos a valores ya caducos para la pseudo-modernoide-falsamente-democrática sociedad que nos toca comernos con patatas.

    Por que opinar contracorriente no es lo correcto, especialmente para algunos que llenan sus bocas con palabras como igualdad, tolerancia o libertad y a los que solo les falta el bigotito bajo la nariz y el flequillo caído sobre una de las cejas.

    ... y no puedo estar más de acuerdo contigo.

    Ánimo y adelante, aquí tienes - modestamente - a otro que se une a la resistencia (con tú permiso, claro)

    ResponderEliminar
  4. Como ya te dije en el post de Lucky, no con mi permiso sino con mi más sincera bienvenida. Un saludo tocayo!

    ResponderEliminar
  5. Gracias Joselfo, gracias de nuevo.

    Soy catalán nacido en Catalunya y amo mi Comunidad, pero ante todo sigo considerándome español... ¡ así que imagina con lo que tengo que lidiar a diario !

    Desgraciadamente nuestro país está repleto de politichorizos que solo piensan en llenar sus propios bolsillos, y los pocos estadistas que nos quedaban se han degradado hasta convertirse en políticos de tercera división. Así nos va, y así nos va a ir.

    James Freeman Clarke escribió: "Un político piensa en las próximas elecciones; un estadista, en las próximas generaciones"

    ¿ Que le quedará a nuestros hijos ?

    Miedo me da.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Buf...dificil tu situación, la verdad (y luego dirán de intransigencia discriminación...)
    En cuanto a qué les quedará a nuestros hijos...joder, que si dá miedo pensarlo...porque al paso que va la cosa me parece que acabarán aborregándose y asumiendo que las cosas son así (como ocurría en el medievo con los siervos y los señores) oprimidos y resignados...tal vez los que hemos vivido distintas situaciones y formas de actuar aun somos capaces de distinguir y nos resulta indignante y casi contranatura...pero los que se han criado viendo como se apoltronan en el poder y hacen y deshacen a su antojo acabarán viéndolo normal...será una sumisión no impuesta ni resignada...más bien aprendida y aceptada por habitual...Eso es lo que más miedo me dá...que tengan lo único que han conocido y no sean capaces de ver más allá (el temido "las cosas son así y punto") porque fijate en el panorama...por un lado un gobierno inutil y desahogado, y por el otro una oposición que se limita al ladrido vano y pasteloso o la autocomplacencia cada vez que una encuesta les sonríe...por eso a veces incluso me parece que una crisis puede traer cosas buenas, porque al menos sirve como revulsivo del atontamiento en el que viven...si con eso son capaces de abrir los ojos, bueno será..

    ResponderEliminar
  7. Completamente de acuerdo amigo, voy a permitirme remarcar una de tus frases:

    … tal vez los que hemos vivido distintas situaciones y formas de actuar aun somos capaces de distinguir y nos resulta indignante y casi contranatura

    Creo que ambos pasamos de los 30 (yo ya rondo la cincuentena) así que comprendo y comparto perfectamente tu aseveración, pero fíjate en un detalle: son precisamente nuestras generaciones, esas que creemos que todavía mantienen una cierta capacidad de raciocinio y moderación, las que está cargándose todo lo bueno que podría (y merecía) haber sido un país como el nuestro.

    La gente de mi quinta es la que actualmente se sienta en las poltronas decidiendo lo que es democrático y lo que no lo es; decidiendo cuando pasarse por el forro resoluciones judiciales y cuando interesa aplicarlas en su máximo rigor; decidiendo cuando y como debemos hacer un esfuerzo conjunto para colocarnos al mismo nivel que el resto de Europa, mientras que culturalmente, socialmente y económicamente permanecemos en un nivel tercermundista. La gente de mi quinta es la que roba de las arcas del Estado, del Municipio, del ente autonómico correspondiente, de donde sea, mientras nos aprieta las tuercas pidiendo, si no exigiendo, moderación salarial… ¡ para nuestras mil euristas nóminas, por supuesto ¡

    Y todo ello en un país con casi 5 millones de parados donde la pobreza aumenta día tras día, un país medio sumido en el analfabetismo donde la cultura (más que nunca) es totalmente prescindible (no se de que me suena lo de mantener idiotizadas a las masas), un auténtico paraíso para delincuentes y mafias de dentro y fuera de nuestras fronteras, etc, etc, etc. Simplemente vergonzoso.

    Ya me calmo.

    Pero lo peor de todo, amigo Joselfo, es que no EXISTE opción alguna. Vivimos como bien señalas aborregados, sumisos y acojonados, ‘ande yo caliente jódase la gente’ es el refrán de moda. Como sabes, como sabemos, nuestros políticos son TODOS iguales; por mucho que cambien el pelaje o se auto sitúen a uno u otro extremo del arco iris el poder los viste a todos con el mismo color, aunque varíen ligeramente las tonalidades son más de lo mismo.

    Y no podemos hacer nada… no queremos hacer nada.

    O sucede un milagro, o nos hundimos más en el fango o pasa algo gordo, los que amamos la historia sabemos que siempre surgen los extremismos más virulentos cuando se coloca al pueblo contra las cuerdas. Espero, de todo corazón, que no repitamos los mismos terribles errores del pasado.

    Repito: miedo me da

    ResponderEliminar
  8. Macho, acabas de citar los evangelios (una verdad como un templo lo que expones)...ah, y disculpa que no apareciese publicado antes, pero es que el robot del blog me lo tenía marcado como "Spam" (fijo que es un agente del gobierno el cabrón..)

    ResponderEliminar
  9. ... ya ves que hay algunos que compartimos tú 'super-poder', ya sabes, lo de 'ponerle la cabeza como un bombo al más pintao'

    ¡ Pero, joder, que a gusto me he quedado ! XD

    Más que un blog tu espacio es una auténtica terapia. Cuidate Camarada ;)

    ResponderEliminar
  10. Jajaja!!...la verdad es que muchas veces basta con dejar plasmado lo que piensas para limpiarte un poco por dentro...y si sabes que alguien lo lee y lo comparte, ya se queda uno como Dios. xD
    A cuidarse camarada ;)

    ResponderEliminar

Adelante valiente, que no se diga...